Conecte con nosotros

Nacionales

Historias de periodistas asesinados en México, de 2000 a 2020

Publicado

en

Las siguientes vidas son las de cientos de periodistas asesinados en México, sus muertes son incomparables pero similares, pues tomaron las riendas del reportaje.

Fueron emprendedores por tener un medio para publicar o presentar noticias ante un micrófono. Otras, combinaron el periodismo con otros oficios para reunir un ingreso digno. Al irse, dejaron pendientes coberturas de política, narcotráfico, robo de dinero público, pobreza, despojo de la tierra de pueblos originarios, así como la ruina de playas, bosques y selvas.

Buscar los rastros de un periodista muerto hace dos décadas lleva a tumbas llenas de misterios, donde las autoridades no les dieron seguimiento, las familias se mudaron y los compañeros prefieren callar algunos casos en particular.

Luis Roberto Cruz Martínez
1 de febrero de 2000
Letras truncas: Cobertura del narcotráfico

Con él, empiezan todos los registros de periodistas asesinados en México en el siglo XXI. Era reportero en Reynosa, Tamaulipas; trabajaba para la revista Multicosas y su presunto asesino, Óscar Jiménez González, huyó de la prisión donde estaba detenido.

Con el tiempo, la biografía de Luis Roberto se ha desdibujado. Poco se sabe de su historia de vida. El móvil o los responsables intelectuales no han sido identificados.

Pablo Pineda Gaucín
9 de abril de 2000
Letras truncas: Cobertura de narcotráfico en la frontera norte

Originario de Torreón, Coahuila, se convirtió en fotógrafo-reportero en Matamoros, Tamaulipas, cuando fue invitado a trabajar al periódico El Imparcial. En esa frontera también se desempeñó muchos años como gestor de las oficinas gubernamentales y como “coyote” en la legalización de los autos importados de manera ilegal.

Cuando fue asesinado, trabajaba para el diario La Opinión y tenía 39 años de edad.

Sus restos fueron descubiertos por agentes de la Patrulla Fronteriza cerca del puente Los Indios, al poniente de Brownsville, Texas. Fue visto por última vez la noche del sábado anterior en la redacción del periódico. Sus compañeros lo escucharon responder una llamada. “¿Sí, jefe?” -dijo. Y luego: “Ahorita regreso”.

Cuando los entrevistaron, varios de sus colegas coincidieron en que su asesinato no fue a causa de su trabajo periodístico.

Su última publicación fue una serie sobre el linchamiento y muerte de un policía municipal, cometido por un grupo de estudiantes en el Tecnológico de Matamoros. El periodista se metió a defenderlo. Luego, publicó: “Sólo esperamos que la justicia divina aplique la ley, pues de la justicia terrenal, nada se espera”.

Hugo Sánchez Eustaquio
19 de julio de 2000
Letras truncas: Información general

Su nombre integra todas las listas de informadores sacrificados en México, pero nunca arrojan en qué paró la investigación de su muerte.

Sus familiares tampoco son localizables. No se sabe qué trabajo realizaba.

La Verdad, el periódico en Atizapán de Zaragoza, donde Hugo fue editor, ya no existe. Así, el tiempo ha jugado a favor para sepultar en el olvido la extinción de uno de los primeros periodistas asesinados en México en los últimos veinte años.

Hugo fue secuestrado y le arrancaron la vida. Su cuerpo fue encontrado en Hacienda de Atizapán, en el Estado de México. Tenía un balazo en el cuello y estaba al lado de su auto.

La muerte de Hugo Sánchez Eustaquio contribuyó a que México fuera considerado uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el Periodismo, una característica similar a países como Turquía, Afganistán o Siria.

José Luis Ortega Mata
19 de febrero de 2001
Letras truncas: Financiación de campañas políticas por capos del narcotráfico

Fue director del semanario Ojinaga en la ciudad del mismo nombre en Chihuahua. Cuando ocurrió su tragedia, presidía la Asociación de Fotógrafos y Camarógrafos de ese municipio. Su último trabajo publicado fue que en Aldama -un municipio cercano a la capital del estado- había casas bodegas de droga.

Tenía 37 años de edad y estaba casado con Alicia Cortés con quien tuvo tres hijos. Sus asesinos lo obligaron a bajarse de su coche. Uno de ellos le descargó balas a placer.

Desde entonces, en Ojinaga y en todo el país se pidió justicia.

José Barbosa Bejarano
9 de marzo de 2001
Letras truncas: Información general

Muerto en Ciudad Juárez, Chihuahua, en un aparente accidente automovilístico, su biografía se convirtió en un sepulcro sobre el cual, no hay datos. Un familiar que no desea ser identificado menciona sus parientes han decidido no dar cuenta de su tragedia porque quieren “dejar en el pasado lo sucedido”.

Su nombre es de los primeros en los listados de periodistas asesinados en México.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) no abrió ninguna carpeta por su historia. La Fiscalía de Chihuahua, tampoco.

Saúl Antonio Martínez Gutiérrez
24 de marzo de 2001
Letras truncas: Narcopolítica

Saúl ayudó con la construcción de la redacción del periódico El Imparcial en Tamaulipas. Como editor impulsó la cobertura de la delincuencia organizada, el tráfico  de migrantes en esa frontera, además de los actos de corrupción del Gobierno de Tomás Yarrington Rubalcava.

Los tres temas pudieron ser causa de su secuestro y asesinato; pero la sospecha de que el atentado provino del Gobierno se volvió más fuerte cuando Yarrington Rubalcava fue detenido en Florencia, Italia, por delitos vinculados con “lavado de dinero”, el 23 de mayo de 2012.

A Saúl Antonio se le vio por última vez, el 23 de marzo de 2001. El testimonio de su padre en la Policía Ministerial aún arroja que hubo amenazas previas de muerte.

Su asesinato fue uno de los primeros de la cadena trágica que empezó a formarse en el Gobierno de Vicente Fox Quesada. Fue también de los primeros de una serie de crímenes que volvió a Tamaulipas uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Tanto que veinte años después no es posible encontrar una foto suya.

Felix Alonso Fernández García
17 de enero de 2002
Letras truncas: Cobertura de narcotráfico

Sujetos a bordo de un automóvil lo asesinaron en ciudad Miguel Alemán. La policía detuvo en la escena del crimen a Marín Beldar y Carlos Domínguez, supuestos guardaespaldas del periodista.

En sus declaraciones, revelaron que fueron contratados porque el comunicador había sido amenazado de muerte por Raúl Rodríguez Barrera, exalcalde , excomandante de la Policía Judicial Federal y supuesto compadre del narcotraficante, Gilberto García Mena, “El June”

De hecho, Félix Alonso trabajó en El Heraldo de Alemán, propiedad del exmunícipe.

Un año antes de su muerte, en abril, el entonces titular de la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Salud (FEADS), José Luis Santiago Vasconcelos, estableció que había elementos suficientes para detener al ex alcalde por supuestos nexos con el narcotráfico.

Con todo, hoy, se desconoce quién lo mató. La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) no atrajo el caso.

José Miranda Virgen
19 de octubre de 2002
Letras truncas: Narcopolítica, incursión de la DEA en Veracruz

Al informador se lo llevó una ambulancia. Llevaba el cuerpo quemado en todas sus partes. Miranda fue trasladado vía aérea a la Ciudad de México. Fue internado en el Hospital ABC donde cinco días después de la explosión tuvo el último suspiro. En esos días, su computadora laptop desapareció del departamento.

El expediente 851/2002/II indica que la explosión se debió a una fuga de gas. En 2002, así lo informó el entonces Procurador de Justicia del Estado, Pericles Namorado Urrutia.

Pero los colegas agrupados en la Asociación de Periodistas de Veracruz, lo dudaron. ¿Cómo no iba a detectar olor a gas el fino olfato de Pepe Miranda? Su última columna llevó el título “Drogas de Veracruz, las mejores familias …”. Aún no se sabe quién tumbó a su pluma.

Rafael Villafuerte Aguilar
13 de diciembre de 2003
Letras truncas: Cobertura policiaca

Con su nombre se inició un listado de periodistas asesinados en Guerrero. En dos décadas, fueron asesinados 13 periodistas en esa entidad en la que en 2014 se viviría la desaparición de 43 estudiantes de Normal Rural de Ayotzinapa, tragedia intrincada hasta nuestros días porque se desconoce quiénes la perpetraron.

Dirigió el diario La Razón, en Altamirano, una ciudad cercana a Coyuca de Catalán. Cuando perdió la vida, el diario se quedó en manos de su padre. El periódico fue cerrado en 2006 y la familia dejó el estado.

Su viuda esposa puso una queja en 2007 en la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El organismo emitió la recomendación 11/2009 en la que indica que en el caso faltaron documentos y que la Procuraduría dejó pasar años sin continuar las diligencias correspondientes. Un error fue no practicar la autopsia.

Roberto Mora García
19 de marzo de 2004
Letras truncas: Asuntos políticos de la frontera

A las 2:00 horas del el 19 de marzo, el cuerpo del periodista Roberto Mora García fue encontrado a las puertas de su domicilio. Presentaba por lo menos 30 puñaladas. Regresaba de su jornada como editor editorial en el periódico El Mañana de Nuevo Laredo.

Una semana después, la policía detuvo al presunto asesino material, Mario Medina Vázquez, un joven estadounidense de 23 años, y a su presunto cómplice, Hiram Oliveros Ortiz, de 28 años, su pareja sentimental. Se declararon culpables. El 13 de mayo, a las 18:20 horas, Mario Medina fue asesinado en el Cereso II. Su cuerpo presentaba 88 lesiones de arma punzocortante y señas de abuso sexual.

A pesar de la investigación que llevaban, esta historia se ha quedado impune.

Francisco Ortiz Franco
22 de junio de 2004
Letras truncas: Narcopolítica

El 14 de mayo de 2004, la portada del semanario Zeta la ocupó un reportaje firmado por Francisco Ortiz Franco. Se tituló “Más de 70 mil dólares costaron las credenciales de sicarios del CAF (Cártel de los Arellano Félix) y se ilustró con un cártel del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en Inglés) que contenía las fotografías de 27 narcotraficantes, con credenciales de policías ministeriales, hasta ese momento desconocidas.

Cuando, casi un mes después, lo mataron, ese trabajo se convirtió en la principal línea de investigación, pero hubo otras. Ninguna ha prosperado hasta ahora.

Francisco se subió a su automóvil en el que estaban dos de sus hijos. Un encapuchado le dio cuatro balazos a quemarropa.

Francisco Arratia Saldierna
31 de agosto de 2004
Letras truncas: Educación, Corrupción y Narcotráfico

El oscuro 31 de agosto de 2004, por la tarde, fue torturado. Las manos fueron el blanco de los sujetos que los sometieron dentro de su propio automóvil. Francisco apareció desnudo, cerca de un local de la Cruz Roja. Su muerte fue declarada tres horas después del hallazgo. Un paro cardiaco.

La policía de Tamaulipas localizó al autor de esta masacre. Fue un ex militar que en ese momento formaba parte de “Los Zetas”, un grupo armado que trabajaba para “El Cártel del Golfo”, llamado Raúl Castelán Cruz. Admitió su culpa en el asesinato del periodista. Dijo que fue un encargo de sus patrones que se habían enojado por sus artículos.

En 2007, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  demandó información sobre el caso de Francisco al Estado mexicano. En su respuesta, el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (que apenas iniciaba) informó que dos personas estaban siendo procesadas por la muerte del periodista: el ex militar y otro sujeto que estaba prófugo.

Gregorio Rodríguez Hernández
28 de noviembre de 2004
Letras truncas: Imágenes

La noche de su muerte, Gregorio estaba en una cenaduría, con sus niños. Un grupo de sicarios se le acercó y lo mató.

¿Qué pasó? ¿A quién le interesaba acabar con esta vida con tantas ganas de captar la imagen del mundo? La organización Crimes Against Journalist Impunity Project dio a conocer una de las pesquisas de la Policía Ministerial del estado. El automóvil que utilizaron los asesinos fue encontrado en la propiedad de Antonio Frausto Ocampo, supuesto lugarteniente de Ismael “El Mayo” Zambada en Escuinapa. Cinco años después, sería detenido en Nebraska, Estados Unidos, por distribución de matanfetaminas y posesión de armas.

La viuda María Teresa jamás dejó de luchar, pero quiere seguir viva, por ella y sus hijos. Sin dar vuelta a la página, ha dejado claro que no desea dar más entrevistas.

Raúl Gibb Guerrero
8 de abril de 2005
Letras truncas: Corrupción en Veracruz

Raúl fundó el periódico La Opinión en Poza Rica, Veracruz. Aquel día de su muerte, inauguró una edición para Martínez de la Torre, un pequeño municipio, cercano.

Por la noche, regresó a Poza Rica a revisar las planas que el día siguiente se estrenarían. Al llegar a su casa, a las 10 de la noche, cuatro sujetos le dispararon 15 balazos a su camioneta.

La muerte de Raúl Gibb ocasionó una lluvia de declaraciones de políticos a nivel local y federal. “Caiga quien caiga”, expresó Fidel Herrera Beltrán, entonces Gobernador de Veracruz. “A Raúl Gibb no se le puede revivir, pero se puede evitar que esto no se siga dando en el estado”, exclamó Héctor Yunes Landa, Subsecretario de Gobierno. “Nadie ganaría y todos los mexicanos perderíamos si alguna vez los medios de comunicación guardaran silencio”, sostuvo Vicente Fox Quesada a propósito de este homicidio.

15 años después no hay detenidos y el caso pasó a la carpeta del olvido.

Dolores Guadalupe García Escamilla
16 de abril de 2005
Letras truncas: Temas judiciales

Madre de un adolescente, sostén de su familia, 39 años, Dolores Guadalupe -Lupita- fue imparable.

La mañana del 16 de abril, al llegar a su trabajo en la estación de radio, recibió nueve impactos de bala que le dañaron el estómago y el hígado. Ya no hubo vuelta atrás. Y ese no era el primer atentado.

El 5 de enero le quemaron el carro y el 18 de enero fue amenazada a través de una llamada telefónica.

Además, Lupita recibió un anuncio de muerte en la frecuencia de radio de la policía, una modalidad de amedrentamiento a periodistas en esos años en Tamaulipas.

Hasta hoy, la averiguación de este crimen no ha llegado a nada.

José Reyes Brambila
17 de septiembre de 2005
Letras truncas: Sociales

Jamás abordó los temas que el año de su muerte despuntaban del narcotráfico.

Por esta razón, la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía General de la República) deslindó su homicidio de la labor periodística. Pero la escena de su crimen tuvo ese macabro estilo asociado con la mafia (este obituario se resiste a describir el estado de su cuerpo). Estaba dentro de una bolsa negra, en la cajuela de un automóvil Ford Fiesta gris, que fue abandonado en la colonia Niños Héroes, cerca del centro de Guadalajara. El coche era propiedad de la empresa que editaba (aún edita) el rotativo.

Los años pasaron y nada se supo de la autoría intelectual de este agravio.

José Valdez Macías
6 de enero de 2006
Letras truncas: Narcotráfico

El 6 de enero, Dianna Stephanie Cadena Torres peleaba con su novio, Azael López. El periodista radiofónico José Valdez Macías regresaba a casa e intervino en la riña. Su existencia fue segada. De parte del muchacho recibió 36 puñaladas. Cuando estaba sobre el pavimento, Valdez Macías le alcanzó a decir al reportero policiaco, Alejandro López Garza: “Fue el novio de mi hijastra”.

La Procuraduría de Justicia de Coahuila descartó la labor periodística como móvil del crimen y lo etiquetó como un caso de violencia intrafamiliar. Quedó asentada la presunción de que Azael López le quitó la vida en venganza porque José maltrataba a su esposa y a la hija. Sus colegas en la región negaron esta suposición. Otro supuesto fue que la pareja fingió la pelea para someterlo.

Jaime Arturo Olvera Bravo
9 de marzo de 2006
Letras truncas: Imágenes

Todavía no amanecía por completo el 9 de marzo de 2006 cuando en la esquina de las calles 5 y Robles de la colonia Infonavit Arroyo Delgado, de la La Piedad, cayó asesinado por un disparo en el cuello. Llevaba a su hijo, Leonardo, de cinco años, al Kínder. Los testigos dijeron que lo mató un hombre de unos 30 años, de mezclilla y gorra negra, que lo esperó en la parada del autobús. Abundaron en que tenía lista la camioneta tipo Suburban, con placas de Jalisco, en la que huyó.

Pero la escena trágica apenas se iniciaba. No pasaron 24 horas de la partida del fotoperiodista cuando se supo que habían matado a otro colega.

Ramiro Téllez Contreras
10 de marzo de 2006
Letras truncas: Radio

A Téllez Contreras, de 42 años, lo balearon a las 5:30h de la mañana en la cuadra 78 de la Avenida Pedro Pérez Ibarra, frente a su propio domicilio. Herido en las piernas y el tórax (otros dicen que en la cabeza) descendió de su camioneta y corrió para refugiarse en su casa de donde había salido segundos antes. Su hija llamó a la Cruz Roja. Una hora con 15 minutos después falleció en el hospital.

En la zona se encontraron los casquillos de calibre 9, 40 y 45 milímetros.

El entonces Gobernador Eugenio Hernández Flores anunció que se reforzarían las medidas de seguridad para garantizar la tranquilidad de los ciudadanos de Nuevo Laredo. Pero eso no ocurrió.

Enrique Perea Quintanilla
9 de agosto de 2006
Letras truncas: Cobertura policiaca

Su cuerpo sin vida fue localizado en una brecha rumbo a Aldama, a 15 kilómetros de la capital. Tenía signos claros de tortura. Horas antes, sus hijos Jonathan y Enrique Perea denunciaron su desaparición.

El 12 de octubre de 2009 apareció un video que alguien mandó a TV Azteca, en donde dos presuntos responsables, desnudos y con evidencias de haber sido golpeados, se asumían como perpetradores del asesinato. Así, el caso lo atrajo la entonces Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía General de la República). Pero ahí, en la Subprocuraduría de Investigación de la Delincuencia Organizada, sigue empolvado.

En octubre de 2009, el hijo mayor de Enrique, Jonathan Perea Cárdenas, de 26 años de edad, fue asesinado por dos hombres cuando salía de rentar videos. Dejó tres hijos pequeños.

Bradley Roland Will
27 de octubre de 2006
Letras truncas: Documentales

La tarde del 27, cuando grababa un enfrentamiento en el municipio de Santa Lucía del Camino entre la APPO y emisarios del Gobierno estatal de Ulises Ruiz, dos balas, salidas de la multitud, le atravesaron el cuerpo. Su grito de ayuda quedó registrado en su cámara.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que la agresión se había producido a una corta distancia, pero la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) contradijo esa versión con otro peritaje que arrojó que se hicieron a una distancia de 35 a 50 metros.

Dos años después, por el asesinato de Brad, fue arrestado Juan Manuel Martínez Moreno, integrante de la APPO. Octavio Pérez Pérez, Hugo Jarid Colmenares Leyva y Miguel Cruz Moreno fueron detenidos por encubrimiento, pero quedaron libres a los pocos días.

Misael Tamayo Hernández
10 de noviembre de 2006
Letras truncas: Cobertura del narcotráfico

Un guardia de seguridad se encontró el 10 de noviembre de 2006 con el cuerpo desnudo de Misael Tamayo en una habitación de motel en Zihuatanejo, Guerrero. Tenía las manos atadas en la espalda con su propio cinturón. Tres pequeñas marcas de pinchazos en el brazo sugirieron que podría haber recibido una inyección letal. Una autopsia preliminar concluyó que murió de un ataque al corazón.

Los empleados del hotel le dijeron a la policía municipal que a la 1:25 horas de la noche vieron llegar en coche al director de El Despertar de la Costa.

Tres personas fueron detenidas días después por la muerte de Misael. El recepcionista Mario Peñalosa, el propietario del motel René Martínez Contreras y un hombre llamado Iván López Flores, pero el procurador no reunió pruebas suficientes en su contra y fueron liberados.

José Manuel Nava Sánchez
15 de noviembre de 2006
Letras truncas: Historia de Excélsior

Remedios Sánchez, trabajadora doméstica, encontró el cuerpo inerte de José Manuel Nava Sánchez, cuando llegó a trabajar a las 9:00 horas del 16 de noviembre de 2006. Estaba en la sala, en un charco de sangre. Lo apuñalaron por lo menos 20 veces. De inmediato avisó a la administración del edificio y de ahí, llamaron a la policía. Nueve días antes, el periodista presentó su libro “Excélsior, el Asalto Final”.

En la presentación, acusó a cooperativistas “traidores”.

Pese a todo, la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal no tomó en cuenta ese testimonio. Y hasta ahora, el expediente sigue en ello sin que se haya dado con quién lo hizo.

Roberto Marcos García
26 de noviembre de 2006
Letras truncas: Narcotráfico

Tenía una entrevista en la comandancia del agrupamiento marítimo, fluvial y lacustre de la Secretaría de Seguridad Pública en el municipio cercano de Mandinga. Cuando regreseaba -a las 13:30 horas- fue acribillado con un arma de 9 milímetros, a la altura de la comunidad La Matosa, en Antón Lizardo, sobre la carretera Veracruz-Alvarado.

Para el sepulcro de Roberto, no había dinero. Los jefes policiacos le compraron una caja color arena con filtros dorados. El Gobernador Fidel Herrera le donó un lugar en el panteón Jardín.

Cientos de veracruzanos fueron a despedirlo y clamaron lo mismo: “¡Justicia!”. Ese día le dieron mucho cariño. Pero el grito, el grito de “¡Justicia!” aún no ha sido atendido.

Adolfo Sánchez Guzmán
30 de noviembre de 2006
Letras truncas: Periodismo televisivo

Tenía 31 años de edad. Sus últimos trabajos fueron sobre las bandas que robaban camiones de carga en la región de Córdoba y Orizaba. En su muerte se fincó de inmediato el estigma del periodista vinculado a la delincuencia organizada.

La mañana del 28 de noviembre de 2006 llevó a su hija a la escuela y volvió por ella para ir a comer a casa de los abuelos. A las 5:30 de la tarde se despidió. Ya no lo volverían a ver. Dos días después lo encontraron muerto, con evidencias de tortura y un balazo en la cabeza.

Muy cerca estaba otro cuerpo, el de César Martínez López, “El Pollo”, un ex presidiario por robo y lesiones. También lo habían maltratado.

La cercanía del otro cuerpo fincó la investigación de la muerte del periodista en una sola línea: “Estaba en el sitio equivocado”.

Raúl Marcial Pérez
8 de diciembre de 2006
Letras truncas: Movimiento magisterial

Su ejecución ocurrió el 8 de diciembre de 2006.

A su asesinato lo precedieron tres amenazas. La primera fue dejada en el portal de su casa. Era una hoja blanca con pegotes de letras de periódico. Siguió una llamada telefónica que, con gritos, le advirtió sin más que “se lo iba a cargar la chingada”. La tercera fue directa. Un funcionario del gobierno de Ulises Ruiz le dijo: “Es mejor que le bajes a tus notas”.

Una ráfaga de balazos de alto calibre acabó con su vida. Alguien le llamó a su esposa Emelia para avisarle. Ella y su hijo Josabath lo reconocieron. Lo despidieron. Pero no podían creerlo.

Este caso se complicó porque Josabath Barush Marcial Méndez no declinó jamás en sus investigaciones personales para dar con los asesinos de su padre. El caso lo llevó la Policía del Estado. Él pasó de víctima a culpable. El 13 de enero de 2009, unos agentes entraron a su casa. Lo golpearon y sacaron a rastras. Lo acusaron de crimen organizado. Así, ingresó a la prisión sin que hasta ahora tenga sentencia.

Amado Ramírez Dillanes
6 de abril de 2007
Letras truncas: Narcotráfico

Amado se subió a su coche justo después de finalizar la presentación del programa. No pudo arrancar, unos balazos lo derribaron. Era viernes santo y Acapulco estaba lleno de turistas; de modo que los testigos sobraron. La descripción del sicario fue de un joven de 25 años y 1.80 metros de altura que gritó: “¡Para que no te vuelvas a meter con nosotros!” El entonces Director de la Policía Preventiva de Acapulco, Humberto del Valle Enoc, informó que participaron dos sujetos, pero sólo uno accionó el arma.

A pesar de todo, la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada se negó a investigar el caso. Por su parte, la Policía Estatal detuvo a Genaro Vázquez Durán quien se entregó por voluntad y después, fue condenado a 38 años de cárcel. El motivo que establecieron fue “asunto pasional”.

Según Eduardo Murueta Urrutia, entonces Procurador General de Justicia de Guerrero, Vázquez Durán declaró que Amado andaba de romance con su novia.

El acusado, que se quejó de haber sufrido torturas en los interrogatorios, proclamó su inocencia en una entrevista concedida tras conocerse el veredicto. Un año después, el Primer Tribunal Colegiado le concedió el amparo y ordenó la reposición del proceso.

Saúl Noé Martínez Ortega
23 de abril de 2007
Letras truncas: Tráfico de personas

Nació en Nogales, Sonora. Ahí estudió en el Instituto Tecnológico de Sonora. El ejercicio del Periodismo lo llegó a Agua Prieta.

La medianoche del 16 de abril un comando armado lo secuestró en la entrada de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de esa ciudad. El 23 de abril fue encontrado en una cobija, en el fondo de un barranco de 40 metros de profundidad, a la altura del kilómetro 77 de la carretera Janos-Aguaprieta, en la frontera entre Chihuahua y Sonora.

Con el tiempo, los familiares de Noé decidieron no hablar sobre el caso. Pese al tiempo y al silencio, Noé integra las listas de periodistas asesinados en México que no han encontrado justicia.

Gerardo Israel García Pimentel
8 de diciembre de 2007
Letras truncas: Industria aguacatera

La historia de su asesinato aún no tiene pies ni cabeza y en la maraña del tiempo no se encuentra quién pueda brindar luces.

Él escribía más de educación, agricultura y sobre todo, de la industria aguacatera. Su último reportaje fue sobre un maestro que abusaba de su alumno en una escuela local. Nadie sabía si estaba o no amenazado.

Ese sábado mortal, era su día de descanso. Estuvo casi todo el día con su novia con quien pretendía casarse en los días venideros. Con ella, estrenó una moto que acababa de adquirir a crédito hacía menos de 15 días. Condujo hasta el centro de Uruapan, donde ella vivía en un cuarto de un hotel de su familia. De pronto, le llamaron a Gerardo para pedirle que fuera al periódico. Así que se despidieron.

Pero el ruido de unas detonaciones la hicieron bajar. Jamás se imaginó que encontraría a su compañero herido, había muerto.

¿Qué te pasó Gerardo? El caso pervive entre sombras.

Francisco Ortiz Monroy
5 de febrero de 2008
Letras truncas: Cobertura política

A Francisco le tomaron una foto sobre una cama sencilla con un cobertor rojo. Estaba boca arriba y sin camisa. Estaba muerto. Llegó ahí al huir de sus asesinos. Apenas iniciaba la tarde cuando salió del Palacio Municipal, en el centro de Camargo, Tamaulipas, y unos hombres empezaron a perseguirlo y a tirarle balas.
Tenía 48 años. En su matrimonio había tenido dos hijas.

Bonifacio Cruz Santiago
8 de febrero de 2008
Letras truncas: Conflictos agrarios

A sus 66 años fue ultimado por sicarios de menos de 25 años, junto a su hijo Alfonso, mientras esperaba en la calle Obreros número 5 del barrio Xochiaca de Chimalhuacán al síndico de la Alcaldía Raymundo Olivares Díaz. Era jueves 8 de febrero de 2008. Bonifacio era director del periódico El Real, en Nezahualcóyotl, y su hijo, editor.

Los testigos contaron que los pistoleros gritaron: “¡Raymundo!” “¡Raymundo!” Y eso sirvió para que la Policía del Estado se moviera en la versión de que se trató de una confusión, que el verdadero objetivo era el síndico Raymundo Olivares Díaz y que todo se debió a un error. Pero entre Raymundo Olivares y Bonifacio Cruz había pocas similitudes físicas.

Raymundo Olivares era en ese momento un funcionario que había ordenado el desalojo de unos terrenos en disputa.

Después de acribillar al periodista, los gatilleros corrieron hacia el barrio de Xochiaca donde los esperaba un chevy color gris en el que huyeron. La averiguación no avanzó.

Alfonso Cruz Pacheco
8 de febrero de 2008
Letras truncas: Conflictos agrarios

Alfonso, de 32 años, fue junto con su padre Bonifacio Cruz Santiago a entrevistar al síndico Raymundo Olivares Díaz. Cuando ambos esperaban afuera del edificio municipal llegaron dos sujetos y les dispararon a ambos hasta matarlos. La versión oficial es que los sicarios iban por el síndico.

Felícitas Martínez Sánchez
7 de abril de 2008
Letras truncas: Conflictos en Regiones indígenas

En el camino entre Putla de Guerrero y Juxtlahuaca, entre los poblados de Santa Ana del Rayón y Joya del Mamey, en la comunidad de Llano Juárez, la camioneta fue detenida por un grupo armado, según las informaciones que aquel año recabó Miguel Ángel Granados Chapa (Plaza Pública, 18 de abril de 2008), quien falleció en 2011.

Vázquez Martínez aceleró para intentar huir del lugar, pero el grupo armado le disparó a las periodistas, quienes viajaban en la parte trasera de la camioneta. Las balas que mataron a Felícitas y a su compañera Teresa, salieron de un fusil de asalto tipo AK-47, los llamados cuernos de chivo, armas de alto poder de uso exclusivo del Ejército.

Este crimen ni siquiera fue investigado en sus primeras horas. Pronto, se opacó por el miedo. El mismo 7 de abril, la policía ministerial declaró que la zona donde ocurrió era demasiado peligrosa para ingresar.

Teresa Bautista Merino
7 de abril de 2008
Letras truncas: Conflictos en regiones indígenas

El ataque del que fue víctima sucedió en la carretera hacia Putla Guerrero. Faustino Vázquez, quien conducía el vehículo, quiso salir de la emboscada, pero no pudo.

El sobreviviente, identificó a siete hombres que dispararon. Supo que eran gatilleros a la orden de Rufino Medina y Heriberto Pazos, dirigentes del Movimiento Unificado de la lucha triqui.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos asentó en un informe sobre el caso que no se gestionó el levantamiento de pruebas, ni se tomaron declaraciones.

Candelario Pérez Pérez
23 de junio de 2008
Letras truncas: Cobertura policiaca en Juárez

La investigación de su muerte se quedó en la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua y es la hora que no se determina si estuvo relacionada con el periodismo.

El 23 de junio de 2008, hacia las 19:30 horas, Candelario se dirigía a casa de sus padres en un vehículo de tipo Chevrolet, con matrícula de Texas, cuando le dispararon unos individuos con metralletas AK-47, que iban en una camioneta gris. Los investigadores encontraron en el sitio impactos de bala calibre 9 milímetros.

Lo cierto que es la hora en que se desconoce si Candelario Pérez Pérez se fue por su trabajo periodístico. Ni siquiera eso ha podido establecerse.

Alejandro Fonseca Estrada
23 de septiembre de 2008
Letras truncas: Programa de radio

El locutor fue asesinado cuando colgaba una manta en la que manifestaba repudio a la violencia y apoyo al exgobernador. Aunque los ojos del mundo volteaban hacia el norte de México, en el sur, también se había desatado la violencia como una bestia.

A las nueve de la noche del 23 de septiembre, colocaba una lona en el centro de Villahermosa.

– Padrino, ¡Quita la lona y bájate! -le ordenó Ricardo Ortiz, alias El Pitufo, jefe de un grupo de Los Zetas, según su propia declaración cuando fue detenido en octubre de ese mismo año.

– Estoy trabajando, déjame chambear -le contestó Fonseca. Luego, vinieron las balas que acabaron con esta voz.

Ahora que el exgobernador ha vuelto, no lo ha mencionado.

David García Monroy
9 de octubre de 2008
Letras truncas: Política

Cuando bebía una cerveza el 9 de octubre de 2008 en el bar Río Rosas, lo alcanzaron las ráfagas de una metralleta. David – jeans, playera y tenis- cayó de inmediato. Él, que viajaba en bicicleta, dejó la última que tuvo amarrada de un poste. Las fotos de su crimen, reprodujeron la imagen de la bicicleta a la deriva. La policía dijo que aquello fue una lluvia de balas, que David estaba “en el lugar equivocado”, que iban por otros cuatro individuos. En el sitio murieron otras diez personas. Coincidencia o no, pero la pluma de David fue tumbada en ese evento.

Miguel Villa Gómez Valle
10 de octubre de 2008
Letras truncas: Un diario propio 

Al periodista lo “levantaron” en las calles de Lázaro Cárdenas, en ese estado. A un kilómetro del entronque del municipio de la Unión, en Guerrero, lo mataron con seis balazos. Ahí quedó, boca abajo, con el gafete de La Noticia de Michoacán entre la ropa. Su ser fue velado en la redacción.

La averiguación se inició en el municipio de La Unión. En estos días, no saben nada del caso.

Armando Rodríguez Carreón
13 de noviembre de 2008
Letras truncas: Cobertura del fenómeno de la violencia

El 13 de noviembre de 2008, diez balas calibre 9 milímetros perforaron su Nissan blanco. Ciudad Juárez ya era esa Ciudad Juárez asociada con la violencia inexplicable, perpetrada por un ente invisible y de mil brazos, llamado crimen organizado. Armando había logrado, con puro trabajo reporteril, meterse en las arterias. Su pluma le dio a conocer al mundo sobre los más de mil homicidios que ese año -el segundo de la guerra en contra de la delincuencia, declarada por Felipe Calderón Hinojosa- fueron perpetrados en esa frontera.

El periodista estaba por llevar a su hija, Jimena -de ocho años- a la escuela. Lo asesinaron enfrente de ella. Dentro de la casa estaba su esposa, la periodista Blanca Martínez, quien al escuchar los disparos resguardó a Ghalia -de seis años- y a Elías, un bebé.

En 2015, fue sentenciado a 30 años, Juan Alfredo Soto Arias, el Arnold o el Siete, quien declaró que cometió el crimen acompañado por José Julio Gómez Castañeda, quien fue el que disparó. La investigación consignó que este hombre se suicidó el 1 de diciembre de 2014 en el Centro de Readaptación Social estatal 3 de Ciudad Juárez, donde era juzgado por extorsión. Nunca aceptó la muerte del periodista.

Jean Paul Ibarra Ramírez
13 de febrero de 2009
Letras truncas: Imágenes

En este caso, sí hubo sentencia, pero también persisten las dudas. El caso se desligó de la actividad periodística. El 26 de febrero de 2009 -13 días después del asesinato- las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado detuvieron a Mario Cereso Barrera, quien caminaba sobre la calle principal de la colonia Loma del Zapatero en Iguala. En su declaración, admitió haber privado de la vida a Jean Paul porque este lo intimidó al tomarle fotos. Le había vendido cadenas de latón, como oro. Una de las versiones desestimadas es que la víctima había fotografiado a unos sujetos que se dedicaban a extorsionar a comerciantes de la Feria de la Bandera.

El asesino confeso purga una condena de cuarenta años de prisión.

La noche del 13 de febrero de 2009, Jean Paul y Yeni se dirigían al Servicio Médico Forense para realizar una orden de trabajo asignada a ella quien laboraba en Diario 21. Iban en una moto. En la carretera federal Iguala-Chilpancingo les dispararon. Ambos cayeron heridos. Ella con tres impactos de bala. A él le dieron un tiro de gracia. Los casquillos percutidos calibre 45 quedaron sobre el asfalto.

Fuente: Sin Embargo

TE PUEDE INTERESAR:

Estados Unidos, Brasil y Gran Bretaña entre los países con más fallecidos por COVID-19. El virus rebrota en países donde la situación era favorable

Nacionales

México firma convenio con Suiza para protección consular en Ecuador

La SRE informó que la canciller Alicia Bárcena se encuentra en Nidwalden, Suiza, participando en la Cumbre para la Paz.

Publicado

en

Por

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México anunció la firma de un convenio con el jefe de Asuntos Exteriores de Suiza, Ignazio Cassis, para recibir apoyo en la protección de bienes y asuntos consulares de México en Ecuador.

A través de un post en X, la SRE informó que la canciller Alicia Bárcena se encuentra en Nidwalden, Suiza, participando en la Cumbre para la Paz, que cuenta con la presencia de más de 92 delegaciones de alto nivel. 

En este marco, Bárcena mantuvo una conversación con la presidenta de la Confederación Suiza, Viola Amherd, donde destacaron la importancia de incluir a Rusia en las negociaciones de paz conforme a la Carta de la ONU. México reafirmó su compromiso con un diálogo respetuoso con todas las partes involucradas para promover la paz y la seguridad mundial.

En otro contexto relacionado, la futura presidenta de México, Claudia Sheinbaum Pardo, desestimó los llamados al diálogo por parte de Ecuador tras la ruptura de relaciones en abril. La ruptura se produjo a raíz de la incursión de fuerzas policiales ecuatorianas en la embajada mexicana en Quito para detener a un exvicepresidente. 

No obstante, Sheinbaum afirmó que México exige una disculpa pública y la reparación de daños por parte de Ecuador.

Seguir Leyendo

Estados

AMLO y Sheinbaum supervisan nueva sede de Aduanas en Tamaulipas

Américo Villareal, gobernador de Tamaulipas, informó que acudió a recibirlos y en donde manifestó su beneplácito por esta visita.

Publicado

en

Por

El presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum, virtual presidenta electa, continúan este sábado sus actividades en el segundo día de su gira conjunta por el norte del país.

Esta mañana, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, López Obrador y Sheinbaum Pardo, supervisaron el avance de la construcción de la nueva sede de la Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM).

En su cuenta de X, Américo Villareal, gobernador de Tamaulipas, informó que acudió a recibirlos y en donde manifestó su beneplácito por esta visita.

“Bienvenidos a Nuevo Laredo Tamaulipas, Presidente Andrés Manuel López Obrador y nuestra querida presidenta electa, Claudia Sheinbaum! Es un honor estar con ustedes esta mañana en Nuevo Laredo para llevar a cabo nuestra reunión de trabajo en la sede de la Agencia Nacional de Aduanas de México».

El gobernador tamaulipeco indicó que en esta supervisión de la obra aduanera también estuvieron presentes el general Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional (Sedena); y André Georges Foullon Van Lissum, titular de la Agencia Nacional de Aduanas de México.

Seguir Leyendo

Estados

Sequía en Chihuahua provoca muerte masiva de peces

Campesinos describen una escena “apocalíptica” por la mortandad de peces en lo que alguna vez fue una de las mayores lagunas de Cuauhtémoc.

Publicado

en

Por

La severa sequía que afecta a tres cuartas partes de México ha causado la muerte de cientos de miles de peces en el estado de Chihuahua, fronterizo con Estados Unidos. Los campesinos del municipio de Cuauhtémoc describen una escena “apocalíptica” en lo que alguna vez fue una de las mayores lagunas del país, la laguna de Bustillos.

En el ejido Anáhuac, donde se encuentra la laguna de Bustillos, la mayor preocupación de los pobladores y autoridades es que las toneladas de peces en descomposición a la orilla del cuerpo de agua puedan provocar enfermedades en las comunidades circundantes. La situación ha llevado a una grave preocupación por la capacidad de siembra, principal actividad económica de la región, y sobre todo, el miedo de quedarse sin agua potable.

Saúl Sauzameda Montes, presidente seccional de Anáhuac, explicó que ante la crisis intervendrán el Ejército, junto con autoridades federales y estatales, para ayudar a los pobladores a enterrar las toneladas de pescado podrido. «Lo prioritario y urgente es la descomposición de cientos de miles de peces muertos. La contingencia radica en cómo evitar una crisis sanitaria, ya que la descomposición produce ciertos organismos que pueden ser muy dañinos para la salud», señaló el líder.

La laguna de Bustillos, que anteriormente abarcaba unos 14 kilómetros de largo por 8 de ancho con una profundidad de hasta 5 metros, ha visto su espejo de agua reducido a la mitad, según explican los residentes locales. Esta reducción drástica del cuerpo de agua es una señal alarmante de la magnitud de la sequía que enfrenta la región.

Seguir Leyendo

Tendencias